¿Qué sentimos al tener ansiedad?

ansiedad¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una sensación normal que experimentamos las personas alguna vez en momentos de peligro o preocupación. La ansiedad nos sirve para poder reaccionar mejor en momentos difíciles. Sin un mínimo de activación un estudiante no estudiaría para sus exámenes; o en una situación peligrosa con el coche no reaccionaríamos rápidamente, haciéndolo lo mejor que sabemos.

Sin embargo, cuando una persona se encuentra ansiosa con cierta frecuencia sin que parezca haber razón para ello, o cuando esa persona se tensa en exceso, entonces la ansiedad se convierte en un problema que produce sensaciones desagradables.

Como la ansiedad es una reacción normal, el objetivo no es hacer que desaparezca, sino aprender a controlarla y reducirla a niveles manejables y adaptativos.

¿Qué sentimos al tener ansiedad?

Cuando una persona tiene ansiedad se produce una excitación en su sistema nervioso, originándose una serie de síntomas. Los más comunes son:

* Tensión en el cuello, hombros y espalda.
* Dificultades de respiración, visión nublada, sofoco.
* Taquicardia, opresión en el pecho.
* Sensación de nudo en el estómago, nauseas.
* Sudoración, temblor, hormigueo en las manos.
* Inestabilidad, temblor, entumecimiento en las piernas.

¿Qué hacemos al tener ansiedad?

* Algunas personas, para tratar de reducir la tensión desagradable que sienten cuando están ansiosas, suelen comer, fumar o beber en exceso. De momento, esto les alivia, pero a largo plazo la situación se puede complicar. De hecho, el café, abusar del alcohol y del tabaco au-mentan la tendencia a sentir ansiedad.
* Otras personas, en cambio, tienden a evitar las situaciones que les producen ansiedad. De momento, esa estrategia funciona. Pero, a largo plazo, las cosas pueden ir a peor. Evitar situaciones puede convertirse en un hábito perjudicial. Cuanto más se evita hacer frente a una situación desagradable, más fuerte se hace ésta y más débil se encuentra ante ella la persona, que va perdiendo confianza en sí misma. Así, los problemas no sólo no disminuyen, sino que van en aumento.

¿Qué pensamos al tener ansiedad?

Cuando una persona está con ansiedad, tiende a exagerar sus problemas, a preocuparse en exceso antes de que ocurran, a esperar lo peor y a decirse a sí misma que, cuando lleguen esos momentos difíciles, no será capaz de hacerles frente.

Por otra parte, al notar los síntomas propios de la ansiedad, tenderá a pensar que está físicamente enferma y que algo terrible le va a ocurrir. Este pensamiento no hará sino aumentar esos síntomas. Es más; antes de que ocurran algunas de esas situaciones, dará por supuesto que se va a poner nerviosa, lo que, efectivamente, le pondrá más nerviosa. Son círculos viciosos que se van estableciendo en torno a la ansiedad.

¿Qué causa la ansiedad?

No es sencillo responder a esta pregunta. Hay muchas causas y varían de unas personas a otras.

* Unas personas tienen problemas con la ansiedad porque tienen tendencia a reaccionar exageradamente ante las dificultades.
* Otras se vuelven ansiosas como consecuencia de un acontecimiento especialmente desagradable.
* En otros casos, la aparición de un problema importante o la acumulación de pequeños problemas causa la ansiedad.
* En ocasiones, la ansiedad aparece justo cuando se han resuelto una serie de problemas y, por tanto, era de esperar que esa persona se encontrase mejor.

Los modos de desarrollar un trastorno de ansiedad son, pues, muy variados. Por esto, es importante reflexionar para descubrir la causa que ha podido producir la ansiedad y poder así hacer frente a los problemas de un modo más eficaz.

¿Qué mantiene la ansiedad?

Una vez que la ansiedad aparece, tiende a mantenerse, incluso si parece que ya no hay causa aparente para ello. Esto es debido a que se ha adquirido el hábito de preocuparse, de esperar dificultades y de evitar situaciones difíciles. Físicamente, el cuerpo se ha habituado a estar tenso y a reaccionar con ansiedad en todo tipo de situaciones.

La ansiedad crea un círculo vicioso: como los síntomas son desagradables, la persona se vuelve más sensible a cualquier alteración física, se preocupa continuamente de que le pueda pasar algo (de que le dé un ataque cardíaco, pierda el control…), lo que le hace estar más ansiosa. Y así su sintomatología se agudiza.

¿Qué consecuencias tiene la ansiedad?

Lo primero que hay que saber es que la ansiedad no produce lesiones en el corazón ni locura. Aunque la ansiedad pueda llegar a ser muy desagradable, no puede causar problemas físicos ni dañar la mente.

Sin embargo, la ansiedad sí puede traer consigo sentimientos de infelicidad, depresión, irritabilidad, alteraciones de sueño, desavenencias en las relaciones de pareja, consumo de tóxicos, etc. Por ello, es muy importante aprender a manejarla.

¿Cómo se maneja?

A muchas personas con síntomas de ansiedad les pueden ayudar algunas medidas básicas.

¿Cómo detener el incremento de la ansiedad?

Lo primero de todo es impedir que la ansiedad siga creciendo. Para ello, la persona ansiosa tendrá que ir haciendo algunos cambios en su estilo de vida. Por eso,

* Haga algo de ejercicio físico (ir a pasear, natación…).
* Decida qué cosas hay que hacer necesariamente y qué cosas se pueden aplazar para otra ocasión. No intente hacer todo a la vez.
* Encuentre tiempo para usted (tomarse un baño agradable, visitar a una persona amiga o tomar un café con alguien conocido).
* Póngase objetivos realistas, que sepa que puede llegar a conseguir.
* Obsérvese y aprenda qué le suele ocurrir cuando empieza a sentir ansiedad. Eso le servirá para controlar la ansiedad. El control es más fácil si se hace apenas se noten los prímeros síntomas.
* Intente hacer algo para cambiar la situación si descubre que algún acontecimiento está haciendo crecer su ansiedad.

 

Como aprender a amarnos (segunda parte)

autoestima 2Aprendamos a ser cariñosos con nuestra mente

No nos odiemos por tener pensamientos negativos. Podemos considerar que estos pensamientos nos “construyen”, y no que nos “derriban”. No tenemos por qué culparnos por tener experiencias negativas. Podemos aprender de ellas. Ser cariñosos con nosotros mismos quiere decir dejar de culparnos, dejar de sentirnos culpables, acabar con todo castigo y con todo dolor.

Elogiémonos

Este es el paso siguiente. La crítica deprime al espíritu; el elogio lo levanta. Reconoce tu Poder, reconoce a tu Yo. Todos somos expresiones de la Inteligencia Infinita. Cuando te desprecias, desprecias al Poder que te ha creado. Empieza por cosas pequeñas. Dite a ti mismo que eres una persona maravillosa. Si lo haces una vez y dejas de hacerlo, no funciona. Continúa, aunque sea un minuto cada vez. Créeme, a medida que lo vas haciendo resulta más fácil. La próxima vez que hagas algo nuevo o diferente, o algo que comienzas a aprender y no sabes muy bien cómo hacerlo, proporciónate aliento y apoyo.

Amarnos significa apoyarnos

Acude a tus amigos y permíteles que te echen una mano. En realidad, es una muestra de fortaleza pedir ayuda cuando se la necesita. Son demasiadas las personas que han aprendido a ser autosuficientes. No pueden pedir ayuda porque su ego de lo prohíje. En lugar de intentar hacerlo todo solo y enfadarte porque no lo consigues, la próxima vez pide ayuda.

Amémonos ya, ahora mismo

No esperes a haber arreglado las cosas para amarte. La insatisfacción contigo mismo es una pauta habitual. Si logras sentirte satisfecho contigo mismo ahora, si puedes amarte y aprobarte ahora, entonces serás capaz de disfrutar de lo bueno cuando venga. Una vez que aprendas a amarte a ti mismo, comenzarás a amar y a aceptar a los demás. No podemos cambiar a otras personas, de modo que dejémoslas en paz. Gastamos muchísima energía intentando hacer que los demás cambien. Si empleáramos la mitad de esa energía en nosotros mismos, podríamos llegar a actuar de otra manera, y entonces los demás reaccionarían también de modo diferente.

¿Que son los Mecanismos de defenza?

defenzaProceso mediante el cual la persona se protege psicológicamente de aquello que vive como una amenaza. Se caracteriza por ser un proceso inconsciente y por influir en la percepción de la realidad.

Los mecanismos de defensa son procesos inconscientes que nuestra mente dispara sin avisar, cuando una situación nos desborda. Si bien es posible reconocerlos y analizarlos, probablemente no advirtamos su presencia en el preciso momento en que se ponen en funcionamiento. Además, como se relacionan y se complementan, suelen aparecer unidos.

• Tienen una ventaja: nos defienden de lo que no podemos tolerar.

• Y una desventaja: pueden afectar nuestra impresión de la realidad.

CUÁNDO SE PONEN EN FUNCIONAMIENTO

• Se activan cuando sentimos angustia.

El sistema nervioso distingue nuestros sentimientos a través de receptores que viajan por todo el cuerpo y que se ocupan de informar nuestras sensaciones al cerebro. Cuando una sensación negativa es informada, la mente intenta eliminarla y nos hace reaccionar en consecuencia. Es su manera de defenderse frente al dolor.

• También cuando las presiones nos superan.

Las presiones provocan estados de gran ansiedad que se transitan con mucho esfuerzo. Para aliviar la tensión, se adoptan actitudes que pueden negar o falsear la realidad sin que nos demos cuenta. Son medidas que se toman inconscientemente.

• Se construyen a medida.

En nuestra manera de defendernos, hay una huella de nuestros padres, ya que tendemos a copiar sus procedimientos. Sin embargo, la forma en que se manifiesten nuestros propios mecanismos de defensa va a depender principalmente de las experiencias vividas. La propia infancia, el modo en que fuimos criados, los hechos que sentimos con mayor impacto y las personas que nos son significativas definen nuestra personalidad y también el modo en que el inconsciente va a movilizarse a través de los mecanismos de defensa, como una barrera frente al peligro.

• Influyen en nuestras decisiones.

A veces, lo que nos gusta hacer no coincide con nuestros patrones de conducta ni con lo que creemos que debemos hacer.  A medida que pasan los años -y las situaciones vividas- se van tejiendo en el inconsciente un conjunto de estrategias que se debaten entre el deber y el placer estableciendo lo que conscientemente podemos discernir de una situación en particular. Este tironeo -entre lo que queremos y lo que debemos- determina nuestra visión de los hechos e interviene en las decisiones que tomamos. Frente a una situación adversa, esta estrategia entra en funcionamiento y prepara un mecanismo de defensa que sirve de escudo.

• Funcionan como intermediarios de nuestras relaciones.

En más de una oportunidad, los deseos que se tienen son contrarios a los que la cultura o el medio impone. Los mecanismos de defensa nos ayudan a relacionarnos más equilibradamente con lo que nos rodea y con nosotros mismos. Intentan nivelar el desfasaje entre lo que se desea y lo que el medio dispone.

Los mecanismos de defensa más importantes

• Identificación: es una forma de enlace afectivo por el que se asumen características ajenas como propias. La identificación puede realizarse tanto con personas como con cosas. Puede influir en la forma de hablar de una persona, en las cosas que usa, lo que come, la ropa que viste o el peinado. Ejemplo: un joven que, al sentir admiración por Elvis Presley, se viste y se peina como él.

• Aislamiento: se aísla un proceder o pensamiento para que rompa sus conexiones afectivas con el conjunto de experiencias vividas. Aparece separado aquello que, en realidad, está unido. Surge ante experiencias frustrantes u ofensivas.

• Represión: mediante un esfuerzo continuo y permanente se anula un deseo hasta tal punto que se actúa como si no existiera. Aparece como defensa ante los recuerdos tormentosos o cuando se quieren evitar deseos peligrosos. Representa un constante gasto de energía.

• Formación reactiva: se actúa en forma opuesta a la deseada para evitar que salgan a la luz los verdaderos deseos. Muchas veces, esconde, tras una conducta ejemplar, una personalidad agresiva o moralmente inaceptable. Surge como defensa cuando una emoción se considera amenazante para uno mismo.

• Proyección: se deposita en otra persona aquello que se rechaza de uno mismo o se le atribuyen al otro los deseos que no se quieren reconocer como propios. Es una reacción que aparece en discusiones, cuando se hacen acusaciones o se le reprochan, a los demás, cuestiones que, en verdad, nos pertenecen.

• Negación: se niega la existencia de un deseo. Es una coraza que sirve para ignorar o desconocer realidades desafortunadas que afectan emocionalmente a quien las atraviesa.

• Introyección: es el proceso inverso al anterior, por el que se asimilan aspectos que provienen de otras personas o situaciones. Es una defensa frente a la desilusión. Cuando algo o alguien nos decepciona, se asume la culpa o responsabilidad de aquello que el otro no hizo o no tiene.

• Regresión: se actúa de manera infantil para que alguien tome nuestras responsabilidades y obligaciones. En presencia de fuertes presiones, se tienen actitudes que no coinciden con la etapa de desarrollo actual y se procede como cuando se era niño, ya que, así, se encuentra seguridad y tranquilidad, y se evaden los compromisos. Se vuelven a utilizar reglas de comportamiento ya superadas. Es posible que este mecanismo aparezca también cuando se presenta un conflicto que en el pasado quedó sin solución. Ejemplo: un niño que, por el nacimiento de su hermanito, vuelve a usar pañales.

• Racionalización: se buscan explicaciones racionales, coherentes y socialmente aceptadas de una actitud o sentimiento, para ocultar los motivos afectivos. Sirve cuando se quiere justificar una conducta o cuando las razones verdaderas ocasionan miedo, angustia o ansiedad. Ejemplo: una mujer cuyo marido la deja por otra y, al explicar los motivos de la separación, dice que él no sabía asumir compromisos y que no estaba preparado para una relación seria.

• Sublimación: se desplaza el deseo sexual hacia un nuevo fin no sexual que, en general, tiene que ver con el arte, la práctica religiosa o la investigación intelectual.  Se genera un cambio de dirección en las emociones que se perciben como desatinadas, hacia canales más aceptables.

¿ Que impide el Orgasmo femenino?

no orgasmoLas causas de consulta respecto del orgasmo femenino son psicológicas más que fisiológicas, y dentro de las primeras hay tanto problemas individuales como de la pareja. Los de la pareja van desde falta de cariño, de comunicación, violencia intrafamiliar, hombres eyaculadores precoces¿y están los problemas individuales como una educación sexual no adecuada, llena de mitos, temores y una visión conservadora que limita la sexualidad.

El tratamiento para estos problemas, por lo tanto, puede ser una terapia de pareja o individual. Sin embargo también existen causas físicas como enfermedades, infecciones e incluso los efectos de algunos medicamentos o drogas.

El estrés, el trabajo, el sueño, el cuidado de los hijos, la presión por rendir en la vida sexual y en el trabajo hacen que todos en algún momento de su vida presenten una disfunción sexual.

 

Sindrome Down, Desarrollo Psicomotor

 

psicomotorPeculiaridades asociadas que pueden explicar el retardo psicomotor que experimentan estos niños. Algunas de estas características son:

 

Hipotonía: Disminución de este tono muscular. Lahipotonía hará más difícil aprender a mantener el equilibrio en determinadas actividades. Además, se ha visto relación entre ésta y los problemas para el reconocimiento táctil, cutáneo y kinestésico, afectando a la coordinación dinámica y manual, así como la percepción espacio temporal; con las consiguientes dificultades en la adquisición de lalectoescritura.

Laxitud ligamentosa: esto implica un aumento de la flexibilidad de sus articulaciones, y eso nos lleva a que sus articulaciones sean menos estables y por ello les resulte más difícil mantener el equilibrio. Además, un aumento de flexibilidad de las articulaciones puede llevar a que éstas se deformen y conlleven complicaciones ortopédicas.

 

Reducción de la fuerza: los niños con síndrome Down tienen menos fuerza muscular. La fuerza puede mejorar mucho mediante la repetición y la práctica. Es importante que aumente la fuerza muscular porque, de lo contrario, los niños tienden a compensar su debilidad haciendo movimientos que son más fáciles a corto plazo, pero resultanperjudiciales a la larga.

 

Extremidades cortas: los brazos y piernas de los niños con síndromeDown son cortos en relación con la longitud de su tronco, esto repercute de forma que, actividades que normalmente podrían realizar, se vean limitadas.

 

Alteraciones cardiorespiratorias: estas alteraciones no estándirectamente relacionadas con lo que es el aparato locomotor, pero sí es muy importante tenerlas en cuenta a la hora de realizar cualquier actividad física; así, sería bueno trabajar la resistencia.

 

Todos estos factores llevan a que el niño con síndrome de Down tenga barreras no sólo a la hora de practicar actividades físicas sino en su conducta motora diaria. Si no se trabaja bien desde pequeño, el niño puede presentar problemas de aceptación social debido a sus problemas motrices.”

 

Conociendo el Sidrome Down

Conociendo el Sidrome Down

El síndrome de Down (S.D o trisomía 21) es una condición humana ocasionada por la presencia de 47 cromosomas en los núcleos de las células, en lugar de 46. Hay tres cromosomas 21 en lugar de los dos habituales.

Esta alteración genética aparece como consecuenciade un error, la llamada “no disyunción”, durante la división de los cromosomas en el núcleo de la célula. Consiste en que las células del bebé poseen en su núcleo el cromosoma de más o cromosoma extra.

Los seres humanos tenemos normalmente 46 cromosomas en el núcleo de cada célula de nuestro organismo. De esos 46 cromosomas, 23 los recibimos en el momento en que fuimos concebidos del espermatozoide (la célula germinal del padre) y 23 del óvulo (la célula germinal de la madre). De esos 46 cromosomas, 44 son denominados regulares o autosomas y forman parejas (de la 1 a la 22), y los otros dos constituyen la pareja de cromosomas sexuales, llamados XX si el bebé es niña y XY si es varón, (Pueschel, 1997).

En cada célula del ser humano se da la acción coordinada de sus 46 cromosomas y, por tanto, de los cientos de miles de genes que los constituyen. En el S.D., el material genético “extra” que aparece triplicado en el cromosoma 21, ya sea en su totalidad o en parte esencial de él, dificulta esa acción coordinada de los cromosomas y provoca una falta de armonía en la arquitectura celular que se manifiesta en unas alteraciones leves sobre la estructura y función del organismo y del cerebro y, en consecuencia sobre la conducta y el aprendizaje de las personas con S.D. Es un azar genético en la mayoría de los casos.

Si hay una trisomía, eso quiere decir que un cromosoma está añadiendo más copias de genes al conjunto y eso rompe el equilibrio armónico entre ellos, con consecuencias sobre el funcionamiento de las células y de los órganos.

El bebé con síndrome de Down tiene características similares al resto de los bebés; las dificultades que puede presentar somos capaces de afrontarlas cada vez mejor. La investigación sobre el síndrome de Down en el campo de la educación y de la salud es tan intensa que vamos alcanzando mejoras sustanciales de una generación a otra.

El síndrome de Down se llama así porque fue identificado inicialmente en siglo XIX por el médico inglés John Langdon Down. Sin embargo, no fue hasta 1957 cuando el Dr. Jerome Lejeune descubrió que la razón esencial de que apareciera este síndrome se debía a que los núcleos de las células tenían 47 cromosomas en lugar de los 46 habituales.

Como aprender a amarnos (primera parte)

atoesti

Dejemos de criticarnos

Este es quizás el punto más importante. Si nos decimos a nosotros mismos que pase lo que pase estamos bien y valemos podemos cambiar con facilidad nuestra vida. Pero si nos decimos que estamos mal, nos resultará enormemente difícil lograrlo. Todos cambiamos. Cada día es un nuevo día y hacemos las cosas de manera algo diferente a como lo hicimos el día anterior. Nuestra capacidad para adaptarnos y avanzar con el proceso de la vida es nuestro poder. En cierta manera todos nos sentimos inseguros, porque somos humanos. Aprendemos a no pretender que somos perfectos. La necesidad de ser perfectos sólo nos crea una enorme presión, y nos impide ver los aspectos de nuestra vida que necesitan curación. En lugar de eso podríamos descubrir nuestras aptitudes creativas, nuestra individualidad, y valorarnos por esas cualidades que nos distinguen de los demás. Cada uno de nosotros tiene un papel único que desempeñar en la Tierra, papel que oscurecemos al criticarnos.

 

Dejemos de asustarnos

Muchos de nosotros nos llenamos de miedo con pensamientos aterradores, logrando con ellos hacer las situaciones peores de lo que son. Hacemos un pequeño problema y lo transformamos en un monstruo gigantesco. En una forma terrible de vivir, siempre a la espera de que ocurra lo peor en nuestra vida. ¿Cuántos de ustedes se van a la cama por la noche imaginándose el peor de los guiones posibles para un problema? Eso es lo mismo que hace un niño pequeño cuando se imagina que hay monstruos debajo de la cama y se asusta por ello. Si haces esto, no es raro entonces que no puedas dormir. Cuando eras pequeño necesitabas que tu madre o tu padre vinieran a tranquilizarte. Ahora que eres adulto sabes que tienes la capacidad de tranquilizarte a ti mismo. Busca la imagen de algo con lo que verdaderamente te gustaría reemplazarlos. Podría ser un hermoso paisaje, una puesta de sol, flores, algún deporte, o cualquier cosa que te guste.

 

Seamos amables, cariñosos y pacientes con nosotros mismos.

Queremos que todo suceda enseguida. No tenemos paciencia para esperar nada. Nos irritamos si tenemos que esperar en una cola o si estamos atascados en un embotellamiento. Queremos todas las respuestas y todos los bienes ahora mismo, ya. Con muchísima frecuencia hacemos desgraciadas a otras personas con nuestra impaciencia. La impaciencia es una resistencia a aprender, deseamos tener las respuestas sin aprender la lección o sin dar los pasos necesarios.

Por lo general somos nuestros peores jueces, sin  darnos cuenta que somos seres humanos imperfectos por lo cual podemos equivocarnos, pero lo importante de esto es que aprendamos la lección, para seguir adelante y no estancarnos en una vida llena de dolor, incertidumbre, desamor, etc.

Y preguntándonos ¿por que ami? en lugar de ¿para que a mi?

 

Amandote

Amandote

He comprendido que para amar a otro, antes tenía que amarme a mí misma. No obstante, persiste la idea de que amarse a uno mismo es un sentimiento egocéntrico, infantil,
destructivo… pero la lógica nos dice que sólo podemos ofrecer lo que poseemos
y que lo máximo que poseemos es nuestra capacidad de dar…

Cuando me refiero al amor, me refiero a ese amor que nada tiene que ver con lo carnal,
me refiero a un amor espiritual, incondicional… sin esperar nada a cambio… Esto no significa tener que hacer balance de quién hizo qué y quién hizo más.

Habrá ocasiones en que daremos más de lo que nos dan, pero habrá momentos en que necesitaremos y recibiremos más de lo que nosotros somos capaces de dar.

Contar los tantos implica una competición deportiva, no una mutua relación de apoyo.
El vardadero amor requiere dar a la otra persona sin pensar quién se queda la mejor parte…

El nacimiento del amor

Al enamorarEtapas del Amornos ocurren una serie de cambios bioquímicos y psicológicos en nuestro organismo. ¿Qué es lo que establece el denominado “flechazo”?, porque todos sabemos que existe como un sonar, un radar que envía y recibe algún tipo de señales que permite el intercambio entre dos personas aún antes de hablarse.

En algunos casos, en el momento en que dos personas se conocen, se despierta un interés mutuo y se desata de súbito un mecanismo de seducción. Hay sugestiones, lenguaje corporal, miradas y otras conductas que pasan por cambios en la piel (sonrojo), alteración del pulso, en los olores del cuerpo y cambios de actitudes en la forma de ser de cada uno. Conductas y procesos que son, tanto animales, biológicos, químicos y psicológicos, como procesos humanos estratégicos, cognitivos, donde interviene el pensamiento y la plena conciencia.